Inicio Actualidad Alvin Reyes: La Gran Ilusión

Alvin Reyes: La Gran Ilusión

-

Actualidad Alvin Reyes: La Gran Ilusión

Alvin Reyes: La Gran Ilusión

Un grupo de estudio, el Centre for Research on Globalization, de Montreal (Canadá), ha presentado un informe que enumera seis grandes ilusiones que esclavizan nuestras vidas. Estas ilusiones nos mantienen en la creencia de que el mundo real no es como lo percibimos si no como el sistema, como los gobiernos nos lo presentan. En el reporte el grupo llega a afirmar que vivimos en una Matrix y que estas ilusiones nos hacen permanecer esclavos de esta Matrix. 

Vivimos en un mundo de ilusión. Así que muchas de las preocupaciones que ocupan la mente y las tareas que llenan el calendario surgen de impulsos plantados para convertirnos en alguien o algo que no somos. Esto no es casual. Estamos siendo adoctrinados en esta cultura autoritaria-corporativa  y de consumo que ahora domina la raza humana, estamos entrenados para creer que ciertos aspectos de nuestra sociedad son verdades intocables.” Dice el trabajo.

Las seis grandes ilusiones que enumera el estudio son las siguientes:

1.   La ilusión de la ley, el orden y la autoridadMuchos de nosotros consideramos que respetar la ley es una obligación moral, y la mayoría lo hace con mucho gusto  a pesar de que la corrupción generalizada, el escándalo, y la maldad demuestran reiteradamente que la ley es lo suficientemente flexible con todos aquellos que tienen el poder para violarla. La brutalidad  y la criminalidad policial son rampantes en los EE.UU., los tribunales favorecen a los ricos, y ya  no podemos siquiera ser dueños de  nuestra vida privada gracias a la intrusión de la vigilancia estatal. El orden social no es lo que parece, ya que está basado enteramente en la conformidad y en la obediencia. La historia nos enseña una y otra vez que la ley  es tan solo un instrumento de opresión y control social, cualquier poder basado en este concepto es falso, hipócrita e injusto.

2.   La ilusión de la prosperidad y la felicidad. En esta época el adornarse con ropas y baratijas caras y el acumular una gran cantidad de posesiones materiales que serían la envidia de cualquier monarca del siglo 19 se han convertido en un sustituto de la verdadera prosperidad. El mantener la ilusión de la prosperidad, sin embargo, es algo crítico para nuestra economía, porque su fundamento es el consumo, el fraude, el crédito y la deuda. El propio sistema bancario ha sido diseñado de arriba hacia abajo para crear riqueza ilimitada para algunos mientras se grava con impuestos al resto de nosotros hasta la eternidad. La verdadera prosperidad se vive en un ambiente de abundante salud, de felicidad, de amor y de relaciones humanas. A medida que más gente tiende a percibir los bienes materiales como la forma de identificación en esta cultura, nos alejamos cada vez más de experimentar la verdadera prosperidad.

3.   Ilusión del derecho a elegir y la libertad. Lee entre líneas y mira la letra pequeña, no somos libres, no para un estándar inteligente. La libertad se trata de tener opciones, sin embargo, en el mundo de hoy, la elección ha llegado a significar una selección entre las opciones disponibles, siempre desde dentro de los confines de un sistema jurídico y fiscal corrupto y dentro de los límites de las normas culturalmente aceptadas y aplicadas. La ilusión de poder elegir y la ilusión de la libertad son un poderoso opresor porque nos engañan para que aceptemos las cadenas, como si fueran las señas de identidad de la libertad.

4.   La ilusión de la verdad. La verdad se ha convertido en un tema delicado en nuestra cultura, y hemos sido programados para creer que ‘la’ verdad proviene de los semidioses de los medios de comunicación, las celebridades y el gobierno. Si la televisión declara que algo es verdad, entonces creer lo contrario es una herejía.

5.   La ilusión del tiempo. Dicen que el tiempo es dinero, pero esto es una mentira. El tiempo es nuestra vida. La vida es una manifestación constante de la  evolución del ahora. Mirando más allá del mundo de los cinco sentidos, donde hemos sido entrenados para movernos de acuerdo con el reloj y el calendario, nos encontramos con que el espíritu es eterno, y que el alma de cada individuo es parte de esta eternidad. El engaño tremendo al que se refiere esta ilusión trata de que las personas no se fijan en el presente y el pasado, sino al revés: piensan en el futuro. La máxima es que al darle más atención e importancia al futuro la gente se distraiga de la realidad y lo que ocurre en el momento actual.

6.   La ilusión del aislamiento. A nivel estratégico, la táctica de divide y vencerás es un procedimiento operativo estándar para los regímenes autoritarios y los ejércitos invasores, pero la ilusión del aislamiento va aún más profundo que esto. Estamos programados para creer que como individuos estamos en competencia con todo el mundo y todo lo que nos rodea, incluyendo a nuestros vecinos e incluso contra la madre naturaleza. Nosotros contra ellos hasta el final. Esto niega rotundamente la verdad de que la vida en este planeta está conectada infinitamente. Sin aire limpio, agua limpia, suelos sanos, y un sentido global de comunidad  no podemos sobrevivir.

Estas grandes ilusiones nos las presentan para que aceptemos de manera ciega los designios de la Matrix, del sistema, de la máquina. En su intento por someternos se nos exige conformidad y obediencia. Pero lo nosotros no debemos olvidar que todo se envuelve en una especie de estrategia de ventas y que no se nos puede vender lo que no queremos comprar.

Compartir:
Compartir: