ASINCRONÍA: Luis Abinader versus PRM.

Luis Abinader nace en el seno de una familia acomodada, parte de la sociedad dominicana del momento. Se forma en un ambiente sosegado, calmo y sin precariedades. El PRD nace en el fragor de las luchas antitrujillistas, peleando mil batallas de utopías, como guerreros de infortunios garantizados.

El hombre se desarrolla en la mansedumbre del hogar familiar y de las aulas, con fuerte influencia religiosa. La organización daba duras batallas en las calles dominicanas, enfrentando -sin saberlo- fuerzas externas indomables, guiadas más por la pasión que por los resultados del análisis estratégico frío y prudente.

El hombre moldea su perfil académico en los fríos y hermosos paisajes de New England, en E.E.U.U., por los años 80 y 90. La organización combate a Balaguer con fiereza, mientras su líder era acechado por la terrible enfermedad que finalmente lo venció.

El hombre se desarrolla -en todas sus facetas- dentro de la armonía y la unidad familiar, mientras la organización padecía eternas y desgarradoras divisiones.

El hombre y la organización política son productos de materias primas diferentes. En ambos, el carácter y el temperamento fueron forjados ante realidades paralelas y casi opuestas.

De ahí la Asincronía…

Para las elecciones del 2020, el hombre y la organización hicieron un pacto -no escrito- de mutuo interés: algo como un quid pro quo (me das lo que yo quiero, te doy lo que tú necesitas). La organización necesitaba una figura vendible, apropiada para el contexto político-electoral: con imagen, reputación y recursos. El hombre necesitaba el instrumento legal, operacional y electoral… aquí radican las causas y razones de la alianza entre el hombre y la organización.

La organización utilizó -sí, utilizó- al hombre, para llegar al poder.

Nunca medió entre ambos la comunión de ideologías, proyecto de nación, visión-país, plan de gobierno, conformación ministerial. Nada…

Hoy tenemos un presidente con una visión de avanzada, genuinamente interesado en lograr avances éticos, institucionales… ejercer una nueva forma de política, más cercana, genuina y sincera con los ciudadanos.

Pero éste alcanzó el Poder de la mano de una organización que aún permanece, transitoriamente, domada ante la fuerza de los Decretos de un Presidente que apenas comienza, pero en cuyo ADN -el de la organización- viven el germen de la división, el chisme, la zancadilla, el oportunismo, las trapisondas, las malicias gratuitas y pagadas. Hoy
están disimuladas -por conveniencia- pero harán eclosión, en un futuro no muy lejano.

Es la Asincronía entre el hombre que mira al futuro y la organización que rinde tributo y encuentra su gloria en el pasado…

Al hombre lo vemos cuando miramos hacia adelante. A la organización cuando miramos al
pasado. Las glorias del hombre están por llegar. Las de la organización sólo son visibles en
el retrovisor nacional.

Cuando el desgaste del ejercicio del poder haga acto de presencia, acompañado de promesas incumplidas y tensiones económicas y sociales, cuando el hombre más necesite de la organización, ahí hará acto de presencia la naturaleza de ésta, alumbrando de sus entrañas aspiraciones desmedidas, feroces, irracionales… ejerciendo la política de tierra arrasada o que entre el mar, como siempre ha sido.

El hombre -oportunamente- deberá ampliar su base de sustentación ministerial, llevando lo mejor del país al gobierno. Designados por méritos y virtudes, no por antigüedad o esfuerzo partidario… encarnar a plenitud la agenda, visión, cultura y métodos de la organización. En ese conflicto asincrónico, Hipólito Mejía se ha convertido en figura estelar. Un fósil de chacabana y sombrero, que simboliza la vieja política. Desprovisto de toda virtud cívica, se atrinchera en la protección y defensa de la agenda de la organización, como guerrillero que dispara “balas de pasado”.

Así se legítima, en la supuesta defensa de los intereses de los compañeros, cuando sólo actúa en la peor y vieja forma de reparto del botín público. Así adquiere “lealtades” -que durarán tanto como un estornudo- y cree que suma activos para su agenda, que tienen tan poco de conveniente para los intereses nacionales, como de saludable para el éxito del gobierno de Luis Abinader.

Cada nombramiento de un acólito de Hipólito Mejía, le muestra  a Danilo Medina que Hipólito aún tiene influencias y poder y que -por tanto-  para Danilo vale lo que le ha costado hasta ahora, y lo que le costará en futuro que será mucho más (¡!).

Hipólito actuó como tren descarrilado desde siempre, incluso cuando tenía poder y tiempo para conductas más prudentes y sosegadas. ¿Qué podemos esperar ahora que carece de poder y sobretodo de  tiempo?

Son tiempos muy singulares: imponen gobernar con la sociedad, más que con el partido.

Si lo hace, Luis Abinader podrá llegar a destino, aunque con el casco del barco averiado. Sino lo hace, la comitiva que lo espera en el puerto se verá obligada a suspender el acto de recibimiento…

Oramos para que el hombre sea libre, para que se zafe de las amarras del anacrónico partido y vuele al encuentro con el destino, pues si se hunde, nos arrastraría con él.

18 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo! Lamentablemente retrata una triste realidad. Esperemos lo mejor y que de la asíncronia llegue la sincronía para el bien de nuestra querida RD y se manifieste el verdadero cambio.

  2. Muy ENJUNDIOSO!! Sugiere abandonar, dar de lado al partido que lo llevó al poder, despreciar al ejército de dirigentes que lo sacrificó todo camino al Palacio y gobernar con los que desde sus balcones miraban pasar las tropas harapientas y hambreadas y con ellos hacer “Un nuevo partido“ de perfumados y diletantes del poder “SIN POLÍTICOS” anclados en el pasado. ESO SERÍA LO MÁS PARECIDO a traicion e ingratitud y lo más insensato en términos políticos. Pregúntale a ALEJANDRO MAGNO Por sus Mirmidones.

  3. Muy interesante analogía, espero que impere la razón y la honestidad, que Hipolito comprenda, que ya su tiempo pasó, que los dominucanos no son los mismos y que ya el no puede seguir dañando al.pais

  4. Muchas algunas personas se precipitaron en dar críticas tan absurdas y que demuestran que no llegaron al final y no reflexionaron acertadamente! Ha sido una buena entrega y un enfoque muy claro de muchas verdades. Ciertamente, el hombre fue representado por el partido, pero hay que reconocer la gran mayoría de Pueblo que se hizo presente y que no son del partido! El hombre tuvo que negociar hasta con el mismo diablo para tener esa banda en su pecho. Los desaciertos que protagoniza no provienen de sus ideales ni del partido, sino de esas oscuras negociaciones. La democracia lo obliga a ser demagogo e indiferente ante reclamos que por ahora no puede cumplir. Y tendrá éxito solo en el caso de que quede bien parado con el Pueblo y con esos “negociantes de la política” en cuyo seno residen, necesariamente, factores militares, de la plutocracia (el verdadero poder) y los grandes continentes, por no llamarle de otra manera, así como de “sectores económicos informales” que ninguna sociedad (también puede decirse “suciedad”) puede ignorar. Has hecho un gran aporte, pero recuerda que no solo es El y El Partido. Es mucha la tela que tiene que cortar “con unas tijeras botas”.! 😱😇👏👏👏👏

  5. Excelente comentario dé su autor y escritor 🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴🇩🇴

  6. Aunque esté escrito hace un acrósticos de sociedad dominicana, con relación a la lucha de intereses por el poder y la hegemonía demanterse con vigencia en la palestra pública, no es menos cierto que el interés de Hipólito es conservar su vigencia para preparar el terreno electoral para su hija, desde el punto de vista es comprensible que darse con la estructura del P.R.M, como lo sucedido con Antonio Guzmán y Jorge blanco. Al parecer es una conducta a prendidas que no favorece al pueblo dominicano.

  7. Excelente artículo.

    El autor muestra conocimiento profundo sobre la política dominicana, y sobre todo, la relación entre el actual presidente y el partidos que lo llevó al poder.

    El artículo está bien pensado y bien escrito.
    Definitivamente necesitamos más pensadores del calibre del Sr. Espaillat. Escritores que no solamente sean capaces de analizar y difundir lo que sucede en el ámbito dominicano, sino también de incentivar a otros a pensar, con el objetivo de conseguir que civiles y militares, políticos y personas honradas, se rijan por lo que dicta la ley.

    Espero que artículos como éste sigan llegando a los quieren ver una República Dominicana más organizada, educada y próspera.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

12 Mil millones en computadoras desechables. ¿Otra Punta Catalina?

A: todos los dominicanos que aman su país A: todos los que han derramado sangre, sudor o lágrimas por esta patria A: todos los que han...

Programados para divertirnos

Cuando empezó el tema este de la pandemia y los controles que se implementaron en occidente vi un video de unos policías en Miami...

Ahora, o será difícil. Por: Rafael Ramos

Esta es la gran oportunidad, no habrá otra igual, si se quiere el cambio auténtico de ésta sociedad pútrida por el latrocinio impune. El...

Falta un gran empuje social para afianzar las instituciones y garantizar estabilidad Por Juan Bolívar Díaz

"La precaria cultura democrática no es patrimonio exclusivo de los políticos dominicanos y alcanza al liderazgo de las organizaciones empresariales, sindicales, sociales, y eclesiásticas...

Comentarios Recientes

JOSE DIPUGLIA on LO MEJOR AL GOBIERNO
Ramón felix on LO MEJOR AL GOBIERNO
Darwin Matos on LO MEJOR AL GOBIERNO
José Enrique Alevante Taveras on Apuntes para una primavera ciudadana.
Robert Núñez Domínguez on ASINCRONÍA: Luis Abinader versus PRM.
Pedro Alejandro Creach Corrales on Por qué nos falta pan?  Y por qué no faltará…
mirtha Elizabeth Moya on LLEGÓ PAPÁ: CURRICULUM DE OPROBIOS.
Miguel A. Montero Lebron on Ya se vé que no es fácil.
Javier Bisono on Ya se vé que no es fácil.
Luis Tavarez on Mascarillas: La Gran Estafa
Edward Miguel Dominguez Sanchez on PANDEMIA: UNA OPORTUNIDAD… PARA REFUNDAR LA NACION