CESE EL CHANTAJE DEL ESTADO DE EMERGENCIA Y DEJEN DE CORTEJAR LA TRAGEDIA.

Cómmodus, emperador romano (recreado en la película
GLADIADOR)  del año 180 al 192 AD, en aquel entonces desquiciado –
como ahora lo está Danilo Medina- gustaba de presumir de  gladiador, pero
siempre guardaba un arma secreta que usaba si se veía en desventaja y tenía
guardias -listos a intervenir a su favor- si la suerte del combate le era
adversa. Aun así, terminó derrotado y muerto. Danilo Medina, pidiendo
otra extensión del Estado de Emergencia en un país que está en la calle y
que hace semanas regresó a una normalidad no reconocida oficialmente,
pretende seguir abusando de la desigualdad y cobijándose en esa
“emergencia”, para seguir el saqueo del bien público. Como Cómmodus,
fracasará y -dependiendo de lo que haga y cómo lo haga, serán las
consecuencias.

Atar de pies y manos a la oposición, mientras miles de mercenarios
pagados hacen campaña clientelista para el Penco, con el dinero nuestro, la
protección  de las autoridades y la complicidad de la JCE; tampoco van a
torcer la vocación y decisión de cambio. Danilo Medina, acorralado
legalmente, políticamente devaluado y evidentemente descontrolado,
corteja a diario la tragedia. Juega y compromete la vida de la República, el
futuro de todos, los negocios y las empresas, las cosechas y el año escolar,
la salud pública y el bienestar colectivo.
Danilo Medina, cada día más solo y aislado, está luchando a brazo partido
para no verse fuera del poder, perseguido y frente a un proceso judicial que
ya es imposible evitar, porque quien siendo gobierno no someta a Danilo
Medina a la acción de la justicia tendrá, obligatoriamente, que asumir la
culpa por el caos criminal, la bancarrota nacional y el vaciado de las arcas
nacionales.  Nadie quiere tanto a Danilo Medina como para eso.
Somos muchos los que queremos a este país y  los que enfrentaremos sus
maniobras fraudulentas, y quede claro -además- que somos muchísimos los
que no tenemos ningún otro sitio ni país donde ir.
Así que, mejor que sea a la buena, pero, teniendo en cuenta el ánimo
prevaleciente  puede ser a la mala porque, una vez desatados los
acontecimientos, nadie estará en control de los mismos y en ese caso
Danilo Medina también perderá ¿o es que acaso no lo ve claro?
Como consignan muchas películas de violencia en un diálogo ya famoso:

¿qué parte de esto es la que no entiendes?

Compartir:
Artículo anteriorLa muerte de la ciencia.
Artículo siguienteEn Defensa de la Constitución.
Subscribir
Notifiquenme de
guest

0 Comments
Respuestas en linea.
Ver todos los comentarios.

Populares

HAITI: AUNQUE NO QUERAMOS, ES PROBLEMA NUESTRO (II de II)

A menos que estemos dispuestos a protagonizar la matanza en masa de al menos 3 millones de haitianos estamos obligados a buscar...

HAITI: UN PROBLEMA NUESTRO AUNQUE NO QUERRAMOS (I de II)

Haití no tiene petróleo, uranio, tierra rara, ni litio sino pura y simplemente lodo cuando llueve, polvo en la sequía y hambre...

Melvin Mañón: Una historia pertinente y actual.

Los años 60 que hasta ahora solamente hemos discutido como período de turbulencias estudiantiles, grandes revueltas obreras y campesinas y la Guerra...

Comentarios Recientes

Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on Mascarillas: La Gran Estafa
Miguel Angel López R. on JUSTICIA AHORA
Raul Pichardo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Junio Rafael Lopez Familia on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Ercilio Salcedo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Eric Mercedes on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
JOSE DIPUGLIA on LO MEJOR AL GOBIERNO
Ramón felix on LO MEJOR AL GOBIERNO
Darwin Matos on LO MEJOR AL GOBIERNO
Miguel A. Montero Lebron on Ya se vé que no es fácil.
Javier Bisono on Ya se vé que no es fácil.
Luis Tavarez on Mascarillas: La Gran Estafa
Edward Miguel Dominguez Sanchez on PANDEMIA: UNA OPORTUNIDAD… PARA REFUNDAR LA NACION
Compartir:
×