Inicio Actualidad Dr. Roque A. Espaillat Tavárez: Curar la política, para sanar la Nación

Dr. Roque A. Espaillat Tavárez: Curar la política, para sanar la Nación

-

Actualidad Dr. Roque A. Espaillat Tavárez: Curar la política, para sanar la Nación

Dr. Roque A. Espaillat Tavárez: Curar la política, para sanar la Nación

La salud de la república y de la democracia necesita urgente transfusión, no de rostros nuevos, sino de valores nuevos… cambiar el truhan por el honesto, ambición por trascendencia, lo individual por lo colectivo, interés por causas.

La política es ciencia y arte. Ciencia tan elevada como la filosofía, arte tan trascendente y redentor del alma humana como El Mesías de Handel o los lienzos de Leonardo.

La ciencia será tan solida o frágil, pobre o rica como los confines del cerebro que la sustenta; el arte será lo que el genio del artista libere de sus entrañas fértiles o estériles.

La ciencia será tan genial o mediocre como sus pensadores, el arte tan mágico o penoso como sus artistas y orfebres.

Así también es la política.

Los ciudadanos hemos abjurado sin disimulo y gritado con orgullo la decisión de no participar en política. Arrojando así al vacío de los ignorantes y oportunistas la ciencia … entregando a seres básicos y sin alma, carentes de toda sensibilidad, el arte.

Cosechamos lo sembrado.

Oscuridad e incertidumbre arropan abrumadoramente el horizonte colectivo… ¿esperábamos algo diferente? Si entregamos la conducción de la nave nacional a capitanes piratas que arrasaron los cofres públicos buscando saciar sus almas sedientas de oro, compradores compulsivos de pócimas redentoras para sus egos mesiánicos…

Lo mediocre elevado al altar de lo heroico…

Ya el modelo no se sostiene… se mueve como nave que ha perdido sustentación y busca mantenerse nivelada, pero con un rotor en anémica penitencia. Agonizante.

La única medicina… es volver a los fundamentos de la democracia… el poder del pueblo, para el pueblo, con el pueblo… poder ciudadano… pero no se teje sin hilos, no se vuela sin alas, no se construye poder ciudadano, sin ciudadanos.

En fin, es hora de cambiar políticos, por ciudadanos…

Actuamos hoy como médicos de la Nación o mañana como sepulturero de la Patria.

La elección es nuestra…

Hoy es temprano, mañana será tarde…

Hay que curar la política, para sanar la Nación.

Compartir:
Compartir: