Los generales pueden haber cambiado los golpes de estado por la corrupción, pero los políticos no han cambiado la corrupción por la honorabilidad.