La maldición de los “Likes”

El historiador norteamericano David Halberstam escribió un libro fabuloso sobre el periodismo en EEUU, “The powers that be”. En este libro se explica como la medición de los ratings dañó la programación de la televisión norteamericana, como dejó de importar la calidad y todo se basó en cuantas personas miraban determinado programa o show, la calidad era lo de menos. Voy a traducir de manera libre algunas líneas del libro.

“Poco a poco las ganancias fueron creciendo año tras año cambiando y corrompiendo la naturaleza de la programación televisiva…Ahora la televisión se obsesiono con los ratings y estos tienen su propia moralidad, dictan su propia verdad… Aquellos que se atrevieron a advertir el descenso en la calidad de la programación y que apostaban por realizar programas de mejor contenido, no fueron considerados como personas realistas, no estaban viendo toda la perspectiva del negocio…O los ratings eran altos o eran bajo, no hubo lugar para otra consideración, ni hubo otro sistema de valores…el sistema de ratings lo destruyó todo, cualquier sentido de balance quedo eliminado no se trataba de llegar a la audiencia correcta sino a toda la audiencia” (1)

Si Halberstam estuviese vivo, murió en el 2007 en un accidente de tránsito, coincidiría conmigo en que ahora es peor. La llegada de las redes sociales ha prostituido lo que quedaba de racional en los medios de comunicación. Ya ni siquiera son los ratings, son los likes, o los views. Cuando se habla de un vídeo musical en YT no se habla de la música se dice “tal vídeo ha alcanzado 2 millones de visitas, o x cientos de miles de likes” así sea un documental, una soprano o un chimpancé bailando.

Posteas algo, subes un vídeo y tus amigos te preguntan y ¿cuantos likes lleva?, pero novio el contenido, no se interesó si aprendió algo, si el vídeo o el post dicen la verdad, si la canción es realmente buena. No, lo importante son los likes.

Y los likes se han convertido en un negocio muy lucrativo. O sea tengo una página web, quiero vender publicidad y le pago una cantidad de dólares a Facebook para que el número de mis seguidores aumente, estos seguidores son fantasmas, son empleados que están digamos en la India y que reciben X cantidad de dinero por dar “like” y “seguir” determinadas páginas que Facebook o Instagram les asignan.

¿Se podrá vivir una falsedad más grande? ¿Puedo vender mi negocio a la publicidad basado en una red de seguidores de mentira?

No solo es que el sistema de rating sea malo es que ahora son falsos, se compran.

Compartir:
Subscribir
Notifiquenme de
guest

0 Comments
Respuestas en linea.
Ver todos los comentarios.

Populares

HAITI: AUNQUE NO QUERAMOS, ES PROBLEMA NUESTRO (II de II)

A menos que estemos dispuestos a protagonizar la matanza en masa de al menos 3 millones de haitianos estamos obligados a buscar...

HAITI: UN PROBLEMA NUESTRO AUNQUE NO QUERRAMOS (I de II)

Haití no tiene petróleo, uranio, tierra rara, ni litio sino pura y simplemente lodo cuando llueve, polvo en la sequía y hambre...

Melvin Mañón: Una historia pertinente y actual.

Los años 60 que hasta ahora solamente hemos discutido como período de turbulencias estudiantiles, grandes revueltas obreras y campesinas y la Guerra...

Comentarios Recientes

Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on Mascarillas: La Gran Estafa
Miguel Angel López R. on JUSTICIA AHORA
Raul Pichardo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Junio Rafael Lopez Familia on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Ercilio Salcedo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Eric Mercedes on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
JOSE DIPUGLIA on LO MEJOR AL GOBIERNO
Ramón felix on LO MEJOR AL GOBIERNO
Darwin Matos on LO MEJOR AL GOBIERNO
Miguel A. Montero Lebron on Ya se vé que no es fácil.
Javier Bisono on Ya se vé que no es fácil.
Luis Tavarez on Mascarillas: La Gran Estafa
Edward Miguel Dominguez Sanchez on PANDEMIA: UNA OPORTUNIDAD… PARA REFUNDAR LA NACION
Compartir:
×