LA VERDADERA VIDA

Por:  Virginia Arredondo

Recuerdo en la primera semana que empezó esta pandemia.  Me perseguía  esa sensación extraña de incompetencia y desconocimiento, de caos, de necesidad de controlar al bicho desconocido que se metía en nuestros pulmones, nuestras manos, nuestras casas, nuestro país, sin permiso, poniendo en evidencia no sólo la fragilidad de nuestras estructuras sociales , económicas, políticas y humanas; sino la falta de cohesión del núcleo más elemental en que se sustenta una sociedad: la familia.

De repente y para todos, teníamos que vivir, funcionar y ser familia, no sólo para las bellas poses navideñas de Instagram o para ese par de horas de misa y almuerzo de domingo donde jugamos a la familia perfecta,  sino para ese 24 horas, 7 días a la semana de convivencia al que ya casi ninguna familia, por el estilo de vida en que habíamos terminado viviendo, estábamos acostumbrados.

Puestos frente a la posibilidad de la muerte, de una manera descarnada, empezamos como conjunto aunque incompleto,  luego descubrimos que  faltaban actores principales  como la nana, la muchacha y el chofer, a luchar por esa vida que perdíamos y a entender que comenzábamos a ganar otra, una que antes parecía definitivamente perdida, inimaginable, esa que solo  los invisibles viven: la verdadera vida. Esa  que nos permite volver a los valores eternos de la solidaridad y el compromiso. Esa que nos ha puesto de frente con lo que no somos, con lo que nos falta por ser para ser sencillamente, buenos seres humanos.

Casi ocho semanas después de este aislamiento… tengo una sola pesadilla: temo olvidar lo aprendido, permitiendo que aquel sin sentido se instale de nuevo. La normalidad debe quedar redefinida  a partir de esta experiencia… Una nueva normalidad que nos permita ser los hijos agradecidos, los padres coherentes, los vecinos solidarios, los ciudadanos responsables, los empleadores justos, los empleados leales en que esta crisis nos esta convirtiendo… y sobretodo en familias capaces de criar esos hombres y mujeres  de bien que este país y el mundo necesitan….

Compartir:
Subscribir
Notifiquenme de
guest

0 Comments
Respuestas en linea.
Ver todos los comentarios.

Populares

Carmela Ríos: Esclavos de la actualidad

Hemos dado por bueno este modelo de consumo de información y quizás ha llegado el momento de una pequeña reflexión al respecto

Alvin Reyes: La Gran Ilusión

Un grupo de estudio, el Centre for Research on Globalization, de Montreal (Canadá), ha presentado un informe que enumera seis grandes ilusiones que...

Omid Safi: La enfermedad de estar ocupado.

Hace unos vi a una querido amiga. Me detuve para preguntarle qué tal le iba, cómo estaba su familia. Ella miró hacia arriba y...

Comentarios Recientes

Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on Mascarillas: La Gran Estafa
Miguel Angel López R. on JUSTICIA AHORA
Raul Pichardo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Junio Rafael Lopez Familia on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Ercilio Salcedo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Eric Mercedes on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
JOSE DIPUGLIA on LO MEJOR AL GOBIERNO
Ramón felix on LO MEJOR AL GOBIERNO
Darwin Matos on LO MEJOR AL GOBIERNO
Miguel A. Montero Lebron on Ya se vé que no es fácil.
Javier Bisono on Ya se vé que no es fácil.
Luis Tavarez on Mascarillas: La Gran Estafa
Edward Miguel Dominguez Sanchez on PANDEMIA: UNA OPORTUNIDAD… PARA REFUNDAR LA NACION
Compartir:
×