Inicio Actualidad LAS PRIMERAS VICTIMAS

LAS PRIMERAS VICTIMAS

-

Actualidad LAS PRIMERAS VICTIMAS

LAS PRIMERAS VICTIMAS

Las primeras víctimas de las mafias empresariales dominicanas son los empresarios grandes y medianos que no son parte de esas mafias ni por apellido, ni por fortuna y sobre todo por la posición que ocupan en relación con el poder político.

No son los pobres, sino ese otro empresariado, gente emprendedora, a veces extranjeros no corporativos o locales con ideas, recursos, formación profesional y visión para los negocios que opera fuera, por debajo y frecuentemente supeditado a la voracidad de las mafias que se apropian de las mejores oportunidades de inversión derivadas, con frecuencia, de la misma gestión pública.

El control de las mafias empresariales y de algunos de sus mas conspicuos ejemplares es tal que conozco varios casos de inversionistas extranjeros y locales que llegaron a formular un proyecto pero descubrieron que su ejecución estaba vedada a menos que dieran a esas mafias una participación importante y a veces decisiva en la inversión y control de la empresa. De tal manera que nadie ha podido instalar una fábrica nueva de algún producto sin incorporar como accionistas a miembros de la mafia empresarial ya vinculados directa o indirectamente a esa actividad. 

Por lo tanto, muchos empresarios y emprendedores, gente con ideas, vocación, voluntad y también recursos no han podido entrar al mercado dominicano sin besarle las manos a gente de la mafia de la cual obtienen el permiso; con la cual deben compartir cuotas de mercado acordadas y con quienes están obligados a negociar precios no en función de la eficiencia posible de un inversionista sino de los márgenes establecidos por la mafia para sí misma.  Pero el empresariado nacional aunque no denuncia a las mafias, es su primera y muy importante victima; y si no enfrentan ni denuncian a las mafias empresariales es porque saben de antemano que tienen poder suficiente para hacerles la vida miserable y cerrarle todas las puertas bancarias, legales y de mercado.

Naturalmente, las mafias empresariales dañan y perjudican al pueblo en tanto lo obligan a pagar altos precios para cubrir sus beneficios escandalosos y sus ineficiencias, pero el primer daño recae sobre el otro empresariado que sobrevive y lucha por un espacio propio en el mundo de los negocios controlado por las mafias en base a las complicidades políticas establecidas en detrimento de la república, del pueblo y de la nación dominicana. 

Sabemos quienes son y dónde están

Está claro el daño que infligen.

Las estamos enfrentando

Compartir:
Compartir: