Lectura difícil.

Todo el humano medianamente informado y hasta muchos de los que viven en limbolandia sabe que el año que viene será duro. Cada cual deriva conclusiones acomodaticias unas, sensatas otras, deseables las menos.

El PRM ganó las elecciones y -como temíamos- exhibe a diestra y siniestra los vicios y aberraciones del antiguo PRD frente a un país hastiado de esas prácticas y frente a un presidente que no las comparte pero que tampoco puede alejarse demasiado de ellas. De hecho y lamentablemente acaba de impartir instrucciones para darle prioridad a los del PRM en los nombramientos lo cual se traducirá en una especie de licencia para regresar al pasado que legitima a Hipólito Mejía y todo lo deleznable que él representa y que los senadores de la República alegremente honraron con una resolución cuya imbecilidad solamente está a la altura de la falta de méritos que la inspiró.

Hay también una grosera equivocación en la relación PRM-gobierno porque poco a poco se ha ido estableciendo una lectura que atribuye a los esfuerzos de ese partido el triunfo de Luis Abinader y no fue así. Luis ganó porque los que no somos ni queremos ser perremeistas votamos e hicimos campaña por él a pesar de que yo mismo había dicho y publicado meses antes que Luis ganaría pero no con mi voto. Al final cambié de opinión. Estábamos tan indignados con Danilo Medina que decidimos ahorrarle al país y a nosotros mismos la humillación y la vergüenza de más PLD.

El país que se presentó a la Plaza de la Bandera y a otras tantas jornadas quería en primer lugar deshacerse de Danilo Medina y provocar un cambio, de valores, de caras, de métodos, de prioridades y de ética. Luis Abinader ha dado señales claras de que aspira a unir el país, rescatar la decencia y sobre todo no quiere ser asociado a inconductas. Es inevitable que cometa errores pequeños y grandes pero es tan importante como eso que aprenda y que lo haga antes de que el mismo pueblo que lo eligió pierda la fe en él.

Nunca hemos esperado de Luis Abinader la brillante gestión del estadista consumado, ni del gran estratega ni del político brillante pero sí la de un hombre decente y bien intencionado colocado frente a una oportunidad de hacer historia: adecentar el país.

Y nos daría mucha pena verlo sucumbir.

Hay gente del PLD agachada esperando que Luis Abinader fracase.

Hay gente del PRM pensando en su propio proyecto de poder y no en la gestión de Abinader.

Hay gente dentro del PRM saboteando a Luis Abinader en procura de cuajar su propia agenda.

Hay empresarios buscando asegurar posiciones propias dentro del gobierno no posiciones dentro del gobierno para preservar la República.

Nosotros, como país, tenemos un ajuste de cuentas pendiente con la realidad. Siempre quise que ese ajuste llegará con el PLD y con Danilo pero el destino quiso que le tocara a un inocente. A medida que entramos en ese ajuste de cuentas veremos un ramillete de conspiraciones, deslealtades a granel y transfuguismo a la carta. Sin embargo, ninguno de los que en esos menesteres anda, tiene la más mínima idea de lo que nos acecha y menos aun de donde y con que se comen las respuestas posibles.

Hay demasiadas personas esperando que pase la pandemia y regresemos a la normalidad y no entienden que no existe ninguna normalidad a la que vayamos a regresar. Todos navegamos en aguas desconocidas. Nuestro pueblo y también otros más blancos y más prietos que nosotros no entienden lo que ha pasado porque están alelados con un episodio de Netflix o amemados con un celular. Nuestros dirigentes tampoco. Entonces, ¿quiénes y cómo van a explicarles el año que viene la nueva realidad? ¿CÓMO PUEDE UN PAÍS LIDIAR CON PROBLEMAS CUYA EXISTENCIA NIEGA?

En marzo del 2020 escribí: la primera gran víctima de la pandemia será el estilo de vida. Para entender lo que viene hay que empezar por ahí. El primer requisito para una patria nueva es un pensamiento nuevo y una ética nueva.



Compartir:
Subscribir
Notifiquenme de
guest

0 Comments
Respuestas en linea.
Ver todos los comentarios.

Populares

HAITI: AUNQUE NO QUERAMOS, ES PROBLEMA NUESTRO (II de II)

A menos que estemos dispuestos a protagonizar la matanza en masa de al menos 3 millones de haitianos estamos obligados a buscar...

HAITI: UN PROBLEMA NUESTRO AUNQUE NO QUERRAMOS (I de II)

Haití no tiene petróleo, uranio, tierra rara, ni litio sino pura y simplemente lodo cuando llueve, polvo en la sequía y hambre...

Melvin Mañón: Una historia pertinente y actual.

Los años 60 que hasta ahora solamente hemos discutido como período de turbulencias estudiantiles, grandes revueltas obreras y campesinas y la Guerra...

Comentarios Recientes

Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Rafael A Segura Veras on Rescate en Constanza
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on LO MEJOR AL GOBIERNO
Pedro Alejandro on Mascarillas: La Gran Estafa
Miguel Angel López R. on JUSTICIA AHORA
Raul Pichardo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Junio Rafael Lopez Familia on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Ercilio Salcedo on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Eric Mercedes on RD LE QUEDA GRANDE AL PRM
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
Litay Amelia Ramos on Programados para divertirnos
JOSE DIPUGLIA on LO MEJOR AL GOBIERNO
Ramón felix on LO MEJOR AL GOBIERNO
Darwin Matos on LO MEJOR AL GOBIERNO
Miguel A. Montero Lebron on Ya se vé que no es fácil.
Javier Bisono on Ya se vé que no es fácil.
Luis Tavarez on Mascarillas: La Gran Estafa
Edward Miguel Dominguez Sanchez on PANDEMIA: UNA OPORTUNIDAD… PARA REFUNDAR LA NACION
Compartir:
×