Inicio Actualidad Melvin Mañón: Haití: ¿Qué hacer?

Melvin Mañón: Haití: ¿Qué hacer?

-

Melvin Mañón: Haití: ¿Qué hacer?

Para los dominicanos el problema haitiano es la inmigración descontrolada, la inagotable invasión pacifica y la desorganización que imprime al cuerpo social. Aunque hay quienes temen un conflicto militar, el mas somero análisis revela su improbabilidad y en cuanto al temor de las bandas armadas, nadie en su sano juicio espera que se atrevan a operar en nuestro territorio. Pero este no es en realidad el problema, sino las consecuencias.

El verdadero problema en Haití es que sin estabilidad política ni prosperidad mínima, los haitianos, que no pueden ni van a tirarse al mar, están obligados a romper cualquier frontera y la única que hay es la de nosotros hacia el este.

La anarquía y el terror en Haití plantean problemas vitales a los dominicanos. Necesitamos estabilidad y prosperidad en Haití, pero esperamos, como en otros tiempos, que las grandes potencias la propicien y eso ya no parece posible. En el nuevo mundo de las corporaciones Haití es una reliquia de la Guerra Fría y de la geopolítica.  Como Afganistán, Haití es un mal negocio; no tiene uranio, oro, petróleo, litio ni nada que ofrecer. Y los países que como Francia y Estados Unidos acumulan una larga lista de agravios y deudas con el pueblo haitiano no se reconocen como deudores,

Los haitianos  del siglo XIX entendieron que nuestras inclinaciones europeístas y anexionistas los ponían en peligro y decidieron actuar cada vez que entendieron e identificaron cuál proyecto, facción o partido político nuestro resultaba más ventajoso para ellos. Hemos criticado por años la intervención haitiana en nuestros asuntos internos, pero nunca la imitamos y siempre la hemos malinterpretado. Error nuestro. Haití intervino siempre en nuestro país como una forma de proteger su independencia porque fueron ellos el primer país del mundo donde los esclavos negros tomaron el poder tras una insurrección particularmente sangrienta.

Haití, y en eso coinciden todos, es un estado fallido y como tal, no puede dejarse a la deriva. Dominicana no puede vivir a largo plazo con eso en sus fronteras sin que se convierta a sí misma, por arrastre, en otro estado fallido. Estamos obligados, LÉASE BIEN, OBLIGADOS a fomentar la estabilidad y la prosperidad haitiana interviniendo en sus asuntos internos y haciendo con ellos lo mismo que muchos años atrás ellos hacían con nosotros.

Sin desmedro de muros, alambradas, patrullas, leyes, vigilancia, controles migratorios etc. la realidad es que Haití nos toca como quiera, queramos o no, tendremos que intervenir en sus asuntos internos para proteger los nuestros o someternos a las consecuencias en nuestro territorio de la anarquía y el caos de unos 12 millones de personas. Pero, los dominicanos no hemos llegado ahí todavía. Preferimos seguir esperando que los países ricos se ocupen de Haití y ellos no lo harán. Ya no tienen por qué.

 __________________________________________________________________

Para leer más artículos publicados en Rescate Democrático, clic aquí: https://rescatedemocratico.com/category/actualidad/

Muestra tu apoyo a la procuradora Miriam Germán Brito, en esta petición: https://wp.me/pbDOch-SP

 

Compartir:
Melvin Mañón
Pensador empeñado en descodificar la época y diagnosticarla. Ser humano con una visión analógica y digital.
Subscribir
Notifiquenme de
guest
0 Comments
Respuestas en linea.
Ver todos los comentarios.

Podria interesarte

Altagracia Salazar: El PLD, la FUPU y el PRD salieron ayer por distintas vías a defender el 50 más uno para ganar las elecciones.

(Articulo narrado) - Puede escuchar este articulo usando el reproductor. Después de un...

Samuel Luna: ¡Concho!, nos siguen engañando

A veces me pregunto si como dominicanos hemos sido engañados; y la conclusión a mi pregunta es afirmativa, vergonzosa, dolorosa y...
Compartir:
×