Inicio Actualidad No es lo mismo encarnar el cambio, que usufructurarlo.

No es lo mismo encarnar el cambio, que usufructurarlo.

-

No es lo mismo encarnar el cambio, que usufructurarlo.

El papel de la maquinaria partidaria suple o complementa el desempeño de candidaturas deficitarias cuando los encantos y el carisma del candidato o su empaquetadura no resultan suficientemente apetecibles para el electorado.  Entonces, así como los promotores, la publicidad y las técnicas de mercadeo ayudan a empujar un producto cualquiera conjuntamente con la red de distribución, así mismo la maquinaria partidaria cuando está bien organizada y funciona, apuntala al candidato y suple lo que le pueda faltar a este en materia de carisma. Pero suplir es una cosa. Sustituir es otra. Don Antonio Guzmán no era nada carismático en 1978 pero fue ampliamente beneficiado por una coyuntura: el hastío con Balaguer. Pero, como tampoco eso bastaba, fue respaldado por la maquinaria del PRD que buscó, peleó y defendió los votos a favor de su candidato. Esa combinación produjo el cambio en 1978.

El inefable Danilo Medina sin discurso propio ni carisma personal aprovechó a su favor no solamente los dineros nuestros sino también sus propias destrezas, su control de la maquinaria partidaria, las posiciones de poder e influencia alcanzadas. Despojado por completo de escrúpulos, Medina navegó cómodamente sobre el rechazo empresarial a la inestabilidad y la ingobernabilidad, se lucró del miedo a la inestabilidad política de una sociedad endeudada, aprovechó la falta de experiencia de sus adversarios y aplicó concienzudamente una norma: prefirió comprar la oposición a reprimirla. Todo, como se puede ver muy mercadológicamente concebido y ejecutado.

La oposición en la RD no disponía en 2012-2016 de una maquinaria partidario que pudiera -supliendo deficiencias de un candidato particular – empujar vigorosa y eficientemente- un proyecto de poder. Pero, tampoco tenía un candidato lo suficientemente fuerte, sólido y carismático para reducir la importancia de la maquinaria partidaria en el mismo o equiparable proyecto de poder. Los partidos y candidatos existentes eran “light”, en sintonía con lo que era la sociedad dominicana hasta el 22 de enero de 2017 cuando tuvo lugar la primera gran Marcha Verde. Este déficit en el liderazgo se agravó respecto a las exigencias de la sociedad dominicana que empezó a surgir desde marzo del 2019 en adelante hasta llegar al trauma global desatado por el Covid 19. A pesar de estos antecedentes el PLD va a ser derrotado electoralmente, ya lo fue en las elecciones municipales de febrero pero el fraude de entonces mitigó la dureza de la paliza. Ahora, en las elecciones diferidas para Julio 5 les irá peor a pesar de que no ha cambiado sustancialmente el escenario descrito antes.

Qué ha sucedido? Y Porqué?

La oposición gana estas elecciones no porque haya aprendido gran cosa, ni porque ahora disponga de nuevos talentos, ni porque tenga una gran organización y un mejor partido. La oposición ganará estas elecciones porque el país cambió. La crisis económica, política y de gobernabilidad que estaba anunciada y que revelaría la desesperanza y el hastío social del fraude gigantesco del peledeismo fue precipitada y agravada por la pandemia, el manejo abusador y la burda manipulación de la miseria de la gente. El país se viró. El humor social es hoy otra cosa. La gente simplemente se cansó del PLD, de Danilo, del Penco y de todo lo que es morado. Esto es lo que va a permitir que aun sin haber hecho la tarea y aprendido las lecciones, una nueva fuerza encarnada, en este caso en el PRM, tiene a la mano la victoria electoral. Eso es bueno por un lado porque nos deshacemos de esa gente, pero malo porque no habiendo habido el aprendizaje esencial, los fallos sistémicos serán numerosos y potencialmente graves. De todos modos, hay que empujar y defender la maquinaria del cambio hasta derrotar la canalla y los antivalores que representa.

Compartir:
Subscribir
Notifiquenme de
guest
0 Comments
Respuestas en linea.
Ver todos los comentarios.
Melvin Mañón
Pensador empeñado en descodificar la época y diagnosticarla. Ser humano con una visión analógica y digital.
Compartir:
×