Inicio Actualidad Rafael Acevedo Pérez: Leyes perversas, amnistía y reforma fiscal

Rafael Acevedo Pérez: Leyes perversas, amnistía y reforma fiscal

-

Rafael Acevedo Pérez: Leyes perversas, amnistía y reforma fiscal

Siendo un viejo amigo el Director General de Impuestos, me preguntó mientras tomábamos café: “¿Ya tu empresa se acogió a la amnistía fiscal?”, a lo cual, con cierto orgullo y sorna le respondí: “No veo la razón, pues nosotros no tenemos ningún asunto pendiente con el pago de impuestos.

Esa amnistía, agregué, es para los que los evasores se pongan al día”. A lo cual mi amigo me aconsejó: “Yo te recomiendo que lo hagas. La empresa que tu diriges tiene adversarios; pero, además, cualquier inspector puede sacar una norma o encontrar un periquito y hacerlos pasar un mal rato”. Me quedé con la boca cerrada, e hice lo que mi amigo el director me recomendó.

Empresas en el país

Gran parte de las empresas del país, están compelidas a procurar concesiones y gracias de la DGII, debido a que de acuerdo a la ley, tienen proveedores informales, y su personal suele realizar gastos en dormitorios, fritangas y ventorros informales. Esos gastos sin comprobantes, no pueden ser deducidos de la declaración de gastos para fines impositivos, sino que al contrario, la ley obliga a reportarlos como ingresos (no reconocidos como gastos), y pagar impuestos sobre estas falsas ganancias.

Natural es preguntarse cómo hacen las empresas formales cuando compran en negocios informales que no expenden comprobante o recibo.

El caso puede ser patético para empresas con socios extranjeros que tengan que acogerse a la amnistía, pedir favores, exoneraciones y concesiones como cualquier hijo de vecino sorprendido en falta.

Conozco personas que han pasado la vergüenza atravesando vericuetos legales, y dando explicaciones ante personas y funcionarios que pudieron dudar de su honestidad.

Suelen ser esos casos los que obligan a gente honesta y trabajadora a acercarse a personas incorrectas, a agentes tributarios inescrupulosos, a procurar protección o favores de políticos corruptos que interfieran ante funcionarios para que los absuelvan o les aminoren las penalidades; comprometiéndolos con el mundo de la ilegalidad y la corrupción.

Desde luego, nadie está obligado a pecar.

Si usted no puede ser parte del sector formal empresarial formal,  pues quédese en su casa jugando la lotería o viviendo de sus primos en Nueva York.

La culpa principal sería nuestro analfabetismo funcional, nuestro desconocimiento de los mecanismos de la ley; pero también porque nos son más familiares las relaciones primarias e informales con los políticos y el tigueraje.

Pero muy probablemente, por esta u otra causa similar, los empresarios del sector moderno también tienen que acudir a las relaciones informales, a amistades en las altas esferas para mantenerse siendo miembros honorables del sector formal.

Muchas normas y leyes son perversas en el sentido de que mayormente las pueden cumplir, acaso, empresarios y ciudadanos “modernizados”. Pero, desde luego, la perversidad no está solamente asociada a la dificultad de cumplir procedimientos y normas complicadas. También hay mucha ignorancia y perversidad entre nosotros. Debemos mantenernos expectantes y esperanzados, en que la próxima reforma fiscal allane en camino de todos los contribuyentes, y nos ayude a ser mejores empresarios y ciudadanos.

___________________________________________________________________

Para leer más artículos publicados en Rescate Democrático, clic aquí: https://rescatedemocratico.com/category/actualidad/

Muestra tu apoyo a la procuradora Miriam Germán Brito, en esta petición: https://wp.me/pbDOch-SP

Compartir:
Subscribir
Notifiquenme de
guest

0 Comments
Respuestas en linea.
Ver todos los comentarios.
Compartir:
×