SOCIEDAD LÍQUIDA: Cauce e Hidráulica Social.

La  rabia social, como el agua contenida, abre un cauce proporcional al volumen… si artificialmente, el cauce es estrecho la presión aumenta y barre lo que encuentra a su paso.  Si es muy pequeño el cauce… la presión hidráulica lo hará estallar.

Son las leyes de la hidráulica.

La rabia cuando llega a estas proporciones y se  combina con una cotidianidad opresora, ataúd de sueños que  actúa como navaja  sin descanso que corta, recorta nuestras ilusiones y caprichos de consumo. Cercena nuestro estilo de vida como verdugo implacable.

Ese derrumbe de lo mágico, la irrupción de la realidad cruda, asfixiante en nuestro m2 agitara los átomos emocionales con una fuerza gravitacional desconocida e inmanejable para quienes la padecen en lo individual y colectivo. Nuestro tejido social no posee la fortaleza estructural para semejante tensión. Hoy es mezclilla no velcro.

No hay crimen sin víctima, ni dolor sin causa, ni furia sin pasión.

El tejido social identificará los verdugos de su estilo de vida.  Construido con denodado esfuerzo por décadas y sabiendo  que el derrumbe perdurará por décadas o tal vez para siempre. Esta sensación de lo permanente se convertirá en una laceración social masiva y constante  que solo tendrá el analgésico de la rendición de cuentas exigida hasta los linderos de la venganza.

Para que haya una acción, debe existir el instrumento que sirva de medio eficiente para la misma.

La acción de reclamo ciudadano usará medios, vías e instrumentos ciudadanos que tengan el techo suficiente para alojarlo… la brújula para guiarlo y el coraje para honrarlo.

Esta organización deberá ser una incubadora de causas sociales y ciudadanas.

No puede ser juez el criminal confeso. Ni fiscal social quienes usufructuaron los beneficios del crimen cometido. Quienes son el problema no pueden encarnar el reclamo ni la solución.

La clase política es el problema.  La redención no puede ser con ellos, porque será contra ellos como causa fundamental, exponentes principales,  agentes operativos de la tragedia que nos abate.

La solución integral para cerrar el ciclo oprobioso y salir del túnel de las lamentaciones y los estertores colectivos, de los padecimientos impensables, es ciudadana, apartidista, patriótica y colectiva.

Ciudadanos arquitectos de su destino.

Artículo anteriorYa se vé que no es fácil.
Artículo siguienteVine a verte caer.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Austeridad y nada de malversación. Por Juan Bolívar Díaz

La penosa triple crisis por la que atraviesa el país, de salud, económica y social, obliga al nuevo gobierno a llevar hasta las últimas...

Rescate Democrático: apoyo a Somos Pueblo, respecto a la convocatoria y conformación del Consejo Económico y Social (CES).

Rescate Democrático, en atención a la posición asumida por Somos Pueblo, respecto a la convocatoria y conformación del Consejo Económico y Social (CES) consigna lo...

Estúpido, Inútil y Sedicioso.

La juramentación, dentro del PLD, de tres ex ministros de defensa es, como indica el título de este artículo, estúpida, inútil y sediciosa. Es estupida...

Danilo: capitán de cayuco que chocó con el Everest.

Danilo perdió la brújula estratégica desde julio 2019.. Sin tener la capacidad de entender procesos y reacciones sociales, se convirtió en TAXISTA DEL PODER buscando...

Comentarios Recientes

Pedro Alejandro Creach Corrales on Por qué nos falta pan?  Y por qué no faltará…
mirtha Elizabeth Moya on LLEGÓ PAPÁ: CURRICULUM DE OPROBIOS.
Miguel A. Montero Lebron on Ya se vé que no es fácil.
Javier Bisono on Ya se vé que no es fácil.
Luis Tavarez on Mascarillas: La Gran Estafa
Edward Miguel Dominguez Sanchez on PANDEMIA: UNA OPORTUNIDAD… PARA REFUNDAR LA NACION